FANDOM


Shykaba
179px-Circe-dccomics.png
Alias La bruja de los cristales; la médium
Edad Real (Desconocida); Aparente (Entre 25 y 30 años)
Sexo Femenino
Altura 1,60 mt.
Peso 50 kg.
Pelo Negro
Ojos Castaños
Habilidades y capacidades Versada en las artes de invocación de criaturas menores. Gracias a sus dotes mágicas y alquímicas es capaz de preservar el alma de un ser en una gema especialmente diseñada para tal fin.
Ocupación Hechicera, recolectora de las almas de los Zeryenitas condenados por Ahne-Tzerek
Familia Desconocida
Conexiones Bëren, Dakk Thorn, Kaldar, Lord Ygrak,Ahne-Tzerek
Personaje de Sword & Sorcery

Origen y catástrofeEditar

Shykaba es una hechicera Zeryenita que residía en el interior de las montañas que circundan la seva de Bulzahir. Su presencia en aquel lugar no era fortuita y su existencia se remonta a varios siglos atrás cuando su ciudad natal estaba en la cúspide de su esplendor. Ella, al igual que otros estudiosos de la magia y demás secretos arcanos, cuestionaban la arbitrariedad de la deidad que regenteaba la ciudad: Ahne-Tzerek. Sus cuestionamientos llevaron a la exploración de los límites permitidos a cualquier mortal e invocaron criaturas de otras realidades. Esto generó recelo y malestar en Ahne Tzerek. Además, el dios tenía una excelente razón para enfadarse: el equilibrio y el orden son propiedades exclusivas de la naturaleza. Los excesos y arrebatos son la prueba tangible de que dicho balance se ha roto y que debe ser restaurado. La vegetación natural arrasó las calles de Zeryén con oleadas verdes y frondosas. Los infieles fueron convertidos en estatuas recubiertas de hojas y cortezas.

La hechicera escapó de aquella masacre pero a diferencia de otros sobrevivientes que fundaron la ciudad de Kirim no pudo alejarse demasiado. Al principio quiso regresar a rescatar los restos de sus seres queridos, pero pronto comprendió que si ponía un solo pie allí, cada hebra de pasto, cada hoja, cada pájaro, le avisaría a su dios que una infiel estaba ingresando en sus dominios y la castigaría al igual que los otros. A duras penas escapó de allí, pero esa incursión no fue totalmente infructuosa: los prisioneros, o al menos sus almas, todavía eran rescatables de aquellos gruesos capullos donde estaban envueltos pero para ello debería seguir trabajando mucho. Para ello creó un sello mágico de protección en el interior de las montañas. Ni siquiera el Dios de la naturaleza podría atravesarlo. Dentro de ese lugar, ella viviría el paso del tiempo con exagerada lentitud.


El cubil, los guardianes y el tratoEditar

La mujer tiene cabellos oscuros y ondulados, sus facciones a pesar de un rictus de seriedad presentan gran belleza y atractivo. Su edad aparente oscila entre los veinticinco y los treinta años, viste unas largas túnicas de color ocre sin mangas. Su cuello está adornado por un colgante que tiene una piedra traslúcida tan grande como una ciruela.

El lugar donde vivía era su laboratorio, allí tenía una gran mesa con utensilios tales como morteros, pinzas martillos y otros adminículos con los que preparaba las gemas para su colección. En una sala contigua se encuentra el Santuario de las Almas. En ella hay un gran muro donde dispuestas de modo perfecto y simétrico, trazando una curiosa forma de doble espiral yacen un gran número de gemas que refulgen poderosamente. En el centro del salón, en el suelo hay tallado un símbolo que se asemeja a la forma de una palma abierta con un hueco en el centro. Ese lugar era el usado para recapturar las almas prisioneras dentro de los capullos de Ahne-Tzerek. Los cuerpos eran rescatados por sus mascotas.

La sacerdotisa zeryenita forjaba cristales de silicio y recibe la ayuda de sus mascotas venidas de otra dimensión: los Oktodrills. En caso de recibir visitas inesperadas éstas se encargarían de dar cuenta de los enemigos. Otro as en la manga de la bruja era la invocación de un demonio llamado Dryxghun.

Bëren, Dakk Thorn y Kaldar, contratados por un importante mercader de Kirim llamado Lord Ygrak, se toparon con ella y vencieron a sus guardianes. Hicieron una tregua y la hechicera les pidió un favor: rescatar el cadáver de su maestro, el sacerdote Verkat, de las ruinas de Zeryén. Los aventureros aceptaron de mala gana la propuesta de la mujer con el compromiso de que ésta les ayudaría con su trabajo para Lord Ygrak.


Últimos movimientosEditar

El dios de la naturaleza y los obstáculos que puso a los aventureros le costó la via al mago kiriano llamado Bëren. Éste último exigió el máximo sus poderes para salvar a sus compañeros (Para más detalles véase la biografía de Bëren). Cuando los sobrevivientes estuvieron a salvo la hechicera realizó un ritual para salvar el alma del desafortunado hechicero.luego de intensas horas de trabajo logró recapturar el alma de Bëren en pequeñas gemas que quedaron incrustadas en sus extremidades, pecho y frente. De esta manera, aunque de un modo precario, el kiriano siguió en este mundo.

Tras el rescate del cuerpo de Verkat y la partida de Bëren, Dakk Thorn y Kaldar recibió la visita de otros hombres de Lord Ygrak. No se supo nada más de ella hasta ahora a excepción de que sus mascotas han sido vistas en minas ubicadas a más de un continente de distancia de su cubil, en la cordillera de Totemak.